Home   Servicios   Estimulación Acuática

Estimulación Acuática

EDADES:

De 5 meses a 3 años de edad.

SESIONES:

Duración de 45 minutos.

Con papá, mamá o adulto que entrara a la alberca.

1 vez a la semana

2 veces a la semana (opcional a partir de 1 año de edad)

REQUISITOS:

Ser puntual, no podrán ingresar una vez que haya terminado el calentamiento.

Es necesario, que tanto niñ@s como adultos, hayan comido no menos de una hora y media antes de entrar al agua.

Ambos deben usar gorra, el adulto traje de baño, y l@s niñ@s pañal acuático (el traje de baño para el/la niñ@ es opcional)

Es importante que el niño haya cumplido con su horario de sueño para que no éste cansado y/o irritable.

No deben asistir si alguno de l@s dos está enfermo ya que se convierten en una fuente de contagio para l@s demás.

Mamis es indispensable entren sin nada de maquillaje.

Debe de asistir otro adulto para ayudar a sacar a el/la niñ@ de la alberca y hacerse cargo. Ambos adultos deben portar chanclas de baño.

TRÁMITES:

Llenar solicitud de inscripción.

Asistir a una entrevista con el instructor.

Firmar el reglamento y la carta responsiva.

Entregar:

Copia del acta de nacimiento.

Cartilla de vacunación.

Certificado médico     especificando que el medico autoriza a el/la niñ@ a asistir a las sesiones de Estimulación Acuática.

Copia de la identificación del adulto acompañante.

El agua es considerada como uno de los elementos primordiales en la vida del ser humano. En los primeros 9 meses intrauterinos, el/la bebé crece y madura en un medio acuático, acogedor y estimulante, un lugar maravilloso para el desarrollo. Pero el contacto con este medio acuático no tiene que desaparecer después del parto.

Al observar los movimientos de tu recién nacido, podrás notar que parece más propios de un medio acuático que terrestre. Los neonatos saben desenvolverse en el agua instintivamente debido al “recuerdo”.

L@s bebés menores de un año aceptan más fácilmente el medio acuático y no sienten miedo. Si a una persona durante el primer año de vida, se le proporciona un medio acuático adecuado, conservará su gusto por el agua siempre y tendrá facilidad para estar en él.

La Estimulación Acuática, es al igual que la Estimulación Temprana, una serie de actividades que proporcionan al niñ@ un mejor desarrollo en la motricidad gruesa y fina, en lo cognitivo, la comunicación, la socialización y el aspecto afectivo.

Es una de las actividades físicas más completa y recomendada para niños entre 0 y 2 años, siempre y cuando se cuente con orientación profesional.

El que tu hij@ tenga una sensación de ingravidez y que se puede mover en tres dimensiones, le ayuda a explorar la movilidad, experimentar nuevas sensaciones, nuevos comportamientos motores y lograr mayor agilidad.

En el agua tu hij@ se relaja; fortalece su sistema inmunológico, su musculatura y su sistema cardiorrespiratorio; aumenta la eficiencia de la circulación de la sangre por lo tanto la oxigenación; promoviendo también el control de su respiración. Así mismo le ayuda a desarrollar habilidades vitales de supervivencia.

Otro beneficio es la posibilidad de convivir con otras personas; además de reforzar los vínculos afectivos contigo que asistes. Le proporciona también autoconfianza ya que consigue dominar un ambiente nuevo lo que le permite sentirse más seguro e independiente.

Su coeficiente intelectual también es favorecido, Se vuelve más creativo y observador ya que desarrollan una percepción mayor del mundo que los rodea, al cambiar de una posición horizontal a una vertical. El agua también estimula su capacidad de juego y este hecho repercutirá muy positivamente en aprendizajes futuros.

SESIONES DE ESTIMULACIÓN ACUÁTICA:

Es recomendable esperar hasta los 3 meses de vida, para llevar a tu hij@ a la alberca. De ahí en adelante, puedes empezar las sesiones cuando quieras y te sientas segur@, pero deberás de tener en cuenta que a partir de los 8 o 9 meses tu bebé perderá algunos reflejos innatos importantes que sin duda serán muy útiles. Entre otros el reflejo de apnea, el reflejo palpebral, el reflejo técnico cervical simétrico; estos y otros reflejos son inconscientes pero si se ejercitan adecuadamente, pueden transformarse en actos voluntarios básicos en el medio acuático.

natacion

En casa puedes llevar acabo algunas acciones para preparar a tu hij@ para las sesiones, puedes aunque no es indispensable reducir paulatinamente la temperatura del baño a la temperatura de la piscina (32°). Hacer que tu hij@ se familiarice con el agua lúdicamente, que el baño, no sólo sea un trámite de higiene, sino un momento juntos de recreación, esto sin alargar el tiempo del baño, ya que se puede enfriar.

BENEFICIOS DE LAS SESIONES EN KARIBÚ:

1. Contamos con personal capacitado para guiar las actividades, que además observará como las realizas, cuidando que lo hagas adecuadamente además resolverá las dudas que te puedan surgir.

2. Dispondrás de materiales adecuados para trabajar de una manera segura en el agua.

3. Se favorecerá la relación afectiva entre hij@-mamá/papá. El contacto piel a piel contigo es un plus, que le transmite cercanía.

4. Tienes la oportunidad de relacionarte y compartir con otros papás y mamás.

5. El instructor te ayudará a manejar a tu hij@ con total seguridad dentro del agua.

6. Tu hij@ convivirá en un ambiente lúdico y recreativo con otros niñ@s, favoreciendo la sociabilización y el aprendizaje entre iguales.

7. La alberca es poco profunda en toda su área (1.30 mts), lo cual permite un desplazamiento más estable dentro del agua. Es importante que tú te sientas seguro, de lo contrario le transmitirás miedo a tu hij@.

8. La temperatura oscila entre 31° y 32° que es lo recomendado para el trabajo con niñ@s.